«Te vas a quemar en el infierno»: Un guardia civil acosa hasta el ataque de ansiedad a una camarera

Todo comenzó por un tatuaje que ella llevaba en el brazo

Un agente de la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla ha resultado sancionado con 8 meses de suspensión por acosar a una camarera en una cafetería con un discurso islámico ortodoxo por un tatuaje que tenía en el brazo.

«maktub», que en español significa «estaba escrito», era lo que rezaba el tatuaje en el brazo de la camarera, causante del brutal acoso que recibió. El episodio duró media hora con el agente diciéndole que «con esos tatuajes se iba a quemar en el infierno, que si ella supiera el castigo que Dios le iba a dar no se lo habría hecho, que lloraría lágrimas de sangre, que su cuerpo no era de ella, que es prestado por Dios, que hasta el aire que respira es de Dios, que debe agradecer a Dios cada minuto de vida», y reprochándole hasta no poseer un nombre de origen árabe.

En un momento del acoso, la joven se alejó y comenzó a llorar, pero él siguió asegurándole que «sólo había un único Dios y que la única religión verdadera era la musulmana», que poseía el demonio dentro y que no le sirviera el café porque «no era pura«. La camarera sufrió un ataque de ansiedad y estuvo «llorando durante casi dos horas, nerviosa y alterada».

La resolución le atribuye al agente una falta muy grave de acoso por razón de religión y lo suspende 8 meses de su puesto. «Durante más de media hora somete a una persona a una filípica de carácter islámico ultra ortodoxo, motivada por el mero hecho de presentar un determinado tatuaje en un antebrazo alusivo al destino, durante la cual, entre otras lindezas, le amenaza con los males del infierno, desprecia su nombre y le llama endemoniada e impura mientras grita pasajes del Corán hasta provocarle una reacción de ansiedad», dicta la sentencia. «No cabe duda», finaliza, de que se trató de una situación de acoso.

¿Qué opinas?

Procesan a expolítico del PP por violar siete veces a un preso en la ONG donde trabajaba

Díaz Ayuso contra Podemos en el municipio más rico de Madrid: «Os iréis de vacaciones y Podemos dará vuestra casa a los okupas»