“España se ha convertido en un país ‘normal’ en el seno de la Unión Europea”, así arranca el duro editorial que ha publicado Le Monde

La publicación supone una seria advertencia a los líderes del PP y de Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera respectivamente, por su papel ante la irrupción de Vox en Andalucía.

Le Monde explica que Vox defiende, entre otras cosas, la supresión de la autonomía catalana, la prohibición de los partidos independentistas, recuperar Gibraltar y construir un muro en Ceuta y Melilla. Además, destaca, se opone a las leyes que “sancionan el machismo violento” y las que permiten el matrimonio homosexual o el aborto.

La alternancia política en Andalucía no debe pasar por la banalización de la extrema derecha. Menos aún por una forma de adherencia a su programa. Pero las recientes posturas del joven presidente del PP, Pablo Casado, combinando inmigración y delincuencia, parecen ser testigos de un punto de inflexión que, al no debilitar a Vox, corre el riesgo de justificar y normalizar su discurso.

Las “recientes posturas” de Pablo Casado que, según el editorial, asocian la delincuencia a la inmigración suponen un “punto de inflexión que, al no debilitar a Vox, corre el riesgo de justificar y normalizar su discurso”.

Tras repasar la historia y las propuestas de la formación liderada por Santiago Abascal, a la que define como un partido de “extrema derecha”, “antiinmigración, antifeminista y euroescéptico, Le Monde pinta un futuro complicado para Pedro Sánchez en las elecciones de mayo.

Al partido liderado por Albert Rivera le recuerda que está en plena negociación para concurrir a las elecciones europeas con los liberales europeos, entre los que se encuentra la formación de Emmanuel Macron, La República en Marcha. Por eso, de aceptar un gobierno de coalición con Vox, Ciudadanos tendría que explicar por qué ha pactado con un partido con “ideas contrarias a los valores europeos”.

Abascal detalla las medidas a negociar que exige Vox

El abogado de la Manada afirma que la sentencia ha sido culpa de la “presión social”