Dejan ciego a un búho por usarlo para tomarse fotos

“-Cógelo hijo de puta. Tú no eres el malo, el malo es quien lo permite”

Búho usado de atracción turística ciego de un ojo, por @DMAXes en Twitter.

Así anunciaba su vuelta Frank Cuesta con el programa de DMAX “Wild Frank: Rescates”: el caso de un búho al que usaron desde que nació como atractivo turístico y de tanto dejarlo al sol para las fotos terminó perdiendo la vista de un ojo.

El dueño del animal le cortó las alas para que no pudiera volar y así fuera más fácil tomarse las fotos. Un animal salvaje mutado al antojo del egoísmo humano a cambio de unos likes en las redes.

“Este búho es un búho de exposición. Es decir, había un tipo que sacaba fotos con el búho. Como lo ponían todos los días durante el día al sol a hacerse fotos, pues le afectó de tal manera que es ciego de un ojo”, contaba Frank. “Con lo cual, preparar a este búho para soltarlo es imposible”.

“Al final del día, lo que pasa es que es un animal que nunca va a ser un búho. Esto ya no es un búho. Es un animal que lo han destrozado para el resto de su vida“, afirmaba con pena el de Wild Frank.

Por desgracia, este no es el único caso parecido que podremos ver en el estreno del programa. DMAX adelantaba el caso de un gibón usado también como atracción turística. Un animal salvaje que por 3€ se pone en tus hombros y espera a que te hagan la foto.

El mismo Frank Cuesta consigue hacerse la foto sin muchas complicaciones. “Como tengo dinero puedo hacerme una foto con gibón que está prisionero para toda su vida. Pero es un minuto solo”, ironizaba.

“Esto que veis aquí es morir todas las mañanas. A este animal le han matado el espíritu“, afirmaba el activista, refiriéndose a la tortura a la que son sometidos los animales adiestrados como atracciones turísticas. Al devolverle el animal a su dueño, Frank le dice: “cógelo hijo de puta. Tú no eres el malo, el malo es quien lo permite”.

¿Qué opinas?

“¡Fuera moros!”: un mitin de VOX en Palma se descontrola

Albert Rivera usó banderas LGTBI para tapar la foto con Abascal